Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía homosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, soneto homoerótico, poesía homosexual,Poema gay,homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía homosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, soneto homoerótico, poesía homosexual,Poema gay,homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía homosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, soneto homoerótico, poesía homosexual,Poema gay,homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Versos de amor profano, poesía gay   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Versos de amor profano
Valentín Martínez
La miel de mis anhelos
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía homosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, soneto homoerótico, poesía homosexual,Poema gay,homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
La miel de mis anhelos
La miel de mis anhelos

LA MIEL DE MIS ANHELOS
 
 
Cuando sentí tus dedos disfrutando
 
junto a la piel que esconde mis anhelos,
 
el dormido volcán fue despertando.
 
Y tú seguiste al punto acariciando
 
aquel lugar, donde se forja el fuego.
 
 
A tu boca, mi boca se entregaba.
 
Celosa, sucumbía ante tu pecho.
 
Rendida a su pasión se desbordaba.
 
Rugiendo con sus labios que te amaba.
 
Perdida en la dulzura de tu lecho.
 
 
Al fin nuestras cinturas se encontraron.
 
Con nuestras dos espadas combatimos.
 
Y entre nuestro sudor nos recreamos.
 
 
Y entrelazamos fuerte nuestros sinos.
 
Sembrando de placer nuestros caminos,
 
unidos firmemente por las manos.
 Recitado por el autor