Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Versos de amor profano, poesía gay   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Versos de amor profano
Valentín Martínez
El velo de tu templo
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
El velo de tu templo
El velo de tu templo

EL VELO DE TU TEMPLO
 
 
Abandonado estoy entre tus piernas,
 
mirando ese volumen de tu ropa:
 
blanca seda de amor que me trastoca,
 
ceñida a tu cintura húmeda y tierna.
 
 
Sueño con deslizarla y descubrirte,
 
el monte de placer que me consume.
 
¡Cuánta dicha escondida se presume,
 
bajo tu vientre para recibirme!
 
 
Mas profanar mis manos ya no quieren,
 
el velo de tu templo sinuoso.
 
Sólo mirar mis ojos, que prefieren
 
 
soñar con tus perfiles en reposo.
 
Y así esperar la hora que requiere,
 
rasgar tu suave tela con mi acoso.
 Recitado por el autor