Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, poema gay, poema homosexual, poesía gay, poesía homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, poema gay, poema homosexual, poesía gay, poesía homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, poema gay, poema homosexual, poesía gay, poesía homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Versos de amor profano, poesía gay   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Versos de amor profano
Valentín Martínez
El néctar de la sima
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, sexo entre hombres, poemas de sexo gay, poemas de sexo homosexual, poesía homoerótica, poema gay, poema homosexual, poesía gay, poesía homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
El néctar de la sima
El néctar de la sima

EL NÉCTAR DE LA SIMA
 
 
Tu olor mis emociones ilumina,
 
cegando con mi cara tu cintura,
 
donde el sudor ardiente me domina,
 
llevando mi pasión a la locura.
 
 
Allí mi lengua juega con la fruta,
 
en el reposo erguido de tu cuerpo.
 
¡Qué calidez!, de qué sabor disfruta,
 
en el ardor de tu mejor acierto.
 
 
Me esfuerzo con rigor hasta encontrarme
 
el néctar que tú escondes en la sima,
 
y con tus movimientos recrearme,
 
mientras mi boca firme lo aproxima.
 
 
La bolsa en la que guardas dos deseos,
 
que al tacto de mis manos se abandona,
 
se quema entre las yemas de mis dedos,
 
que en suave balanceo la devoran.
 
 
Creciendo tu placer y tu alborozo
 
ya siento dirigirse hacia la cima
 
la miel que va subiendo desde el pozo
 
por el canal de fuego que camina.
 
 
Gimiendo con tu cara embravecida,
 
tus brazos encogidos sobre el pecho,
 
jamás en una muerte hubo más vida,
 
que en tu yacer rendido sobre el lecho.
 Recitado por el autor