Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, poema gay, poema homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, poema gay, poema homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, poema gay, poema homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Versos de amor profano, poesía gay   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Versos de amor profano
Valentín Martínez
Cálidas caricias
Poema de amor gay, poesía de amor gay, poesía hosexual, poemas gais, poemas para homosexuales, amor homosexual, soneto homoerótico, soneto gay, soneto homosexual, poesía de amor entre hombres, poema gay, poema homosexual, homoerotismo, poema homoerótico recitado por el autor, poema recitado por autor
Cálidas caricias
Cálidas caricias

CÁLIDAS CARICIAS
 
 
Tu musculoso cuerpo,
 
en su desnuda palidez se recreaba.
 
La chimenea ardía,
 
cuando la tarde en sombras te arropaba.
 
 
En el sillón tendido,
 
a mi agitada vista regalabas,
 
las cálidas caricias
 
que a tu soberbio cuerpo le entregabas.
 
 
En tu entrega ponías
 
tan esmerado celo en tu bravura,
 
que iluminaba el cielo
 
el fuego con que ardía tu cintura.
 
 
Seguiste acariciando,
 
con tu pierna derecha flexionada,
 
los frutos que flotando
 
de tu aguerrido tronco disfrutabas.
 
 
Moviste de tal modo
 
la copa de aquel árbol al que amabas,
 
que hiciste que saliera
 
la nube de aves blancas que albergaba.
 
 
La noche había caído,
 
cuando tu alma rendida descansaba.
 
Pensaba en tus gemidos,
 
cuando mi propio cuerpo acariciaba.
 
 Recitado por el autor