Gais lesbianas heterosexuales, incomprensión falta de información sobre la orientación sexual, información orientación sexual, derechos del colectivo gay, derechos homosexuales, agresiones a homosexuales, agresiones a lesbianas, alma de mujer, alma de hombre, oscurantismo gay, involución en los derechos gay, silencio de asombro, malicia. Ignorancia sobre los gais, ignorancia sobre los homosexuales, ignorancia sobre los gais, excluido por ser gay, excluido por ser homosexual, excluida para ser lesbiana, excluidos por ser homosexual, ideas irracionales sobre la homosexualidad, asesinatos a gais, palizas a los gais, la costumbre y el temor a los gais, el miedo al diferente, homosexuales conservadores, educación en la diversidad, el sufrimiento ante al mirado del otro,
Gais lesbianas heterosexuales, incomprensión falta de información sobre la orientación sexual, información orientación sexual, derechos del colectivo gay, derechos homosexuales, agresiones a homosexuales, agresiones a lesbianas, alma de mujer, alma de hombre, oscurantismo gay, involución en los derechos gay, silencio de asombro, malicia. Ignorancia sobre los gais, ignorancia sobre los homosexuales, ignorancia sobre los gais, excluido por ser gay, excluido por ser homosexual, excluida para ser lesbiana, excluidos por ser homosexual, ideas irracionales sobre la homosexualidad, asesinatos a gais, palizas a los gais, la costumbre y el temor a los gais, el miedo al diferente, homosexuales conservadores, educación en la diversidad, el sufrimiento ante al mirado del otro,
Gais lesbianas heterosexuales, incomprensión falta de información sobre la orientación sexual, información orientación sexual, derechos del colectivo gay, derechos homosexuales, agresiones a homosexuales, agresiones a lesbianas, alma de mujer, alma de hombre, oscurantismo gay, involución en los derechos gay, silencio de asombro, malicia. Ignorancia sobre los gais, ignorancia sobre los homosexuales, ignorancia sobre los gais, excluido por ser gay, excluido por ser homosexual, excluida para ser lesbiana, excluidos por ser homosexual, ideas irracionales sobre la homosexualidad, asesinatos a gais, palizas a los gais, la costumbre y el temor a los gais, el miedo al diferente, homosexuales conservadores, educación en la diversidad, el sufrimiento ante al mirado del otro,
Ser Gay. Dejé unas notas para ti.   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Dejé unas notas para ti
Valentín Martínez
1.- Sobre gais, lesbianas y heterosexuales.
Gais lesbianas heterosexuales, incomprensión falta de información sobre la orientación sexual, información orientación sexual, derechos del colectivo gay, derechos homosexuales, agresiones a homosexuales, agresiones a lesbianas, alma de mujer, alma de hombre, oscurantismo gay, involución en los derechos gay, silencio de asombro, malicia. Ignorancia sobre los gais, ignorancia sobre los homosexuales, ignorancia sobre los gais, excluido por ser gay, excluido por ser homosexual, excluida para ser lesbiana, excluidos por ser homosexual, ideas irracionales sobre la homosexualidad, asesinatos a gais, palizas a los gais, la costumbre y el temor a los gais, el miedo al diferente, homosexuales conservadores, educación en la diversidad, el sufrimiento ante al mirado del otro,

Sobre gais, lesbianas y heterosexuales.

Me sorprendo negativamente al comprobar la incomprensión y la falta de información que sobre la orientación sexual existe aún y hoy en día, en 2017. Sin duda el oscurantismo que se ha cernido y aún se cierne sobre el tema ha contribuido a ello. Se habla de matrimonio homosexual, de derechos, de agresiones… pero para quien no es homosexual, en realidad no sabe cómo son o que sienten ese tipo de personas al que los medios, o el vecino de al lado, se están refiriendo.
 
Aún es hoy el día en el que algunos creen que si eres homosexual “tienes alma de mujer”, como me soltó un conocido en medio de una conversación sobre el tema, no hace ni un mes. Imagino que también pensará que una mujer lesbiana “tiene alma de hombre”. Me sonó a esos tiempos en los que se discutía sobre el sexo de los ángeles y a un diálogo perteneciente a la película “Tierras de penumbra” en el que un profesor de Oxford dialogaba con la escritora Helen Joy:
 
Profesor: “…considero el alma como un aditamento esencialmente femenino: anima; muy diferente del animus, la variante masculina… Si el hombre tiene intelecto, la mujer tiene alma.”
 
Helen Joy: “… acláreme una cosa: ¿está tratando de ofenderme o simplemente es estúpido?”
 
A veces me dan ganas de dar respuestas de este tipo, pero esa no es la solución.
 
Una amiga mía, que conservo desde la juventud y a la que tengo un gran afecto, me dijo, ayer mismo, al ver las portadas de mis novelas que yo “inducía al error” ya que en un libro había dos chicos abrazados y en otro (que trataba de otro tema) había un hombre y una mujer besándose. Después de toda una vida (porque yo ya soy mayor) tuve que explicarle que mi orientación sexual era solamente una fracción de las muchas en las que se divide mi existencia y que podía escribir sobre temas que hicieran referencia tanto a personajes homosexuales como a heterosexuales. Aun así, me dio la impresión de que no se quedó muy convencida. Sé que no lo hizo desde la malicia, pero me hizo mucho daño saber que pensaba de ese modo; sin duda insinuaba que estaba tratando de dar mensajes erróneos sobre mis preferencias sexuales. Como digo, sucedió ayer por la tarde y aún llevo a cuestas el dolor ya que ese pequeño incidente me ha llevado a preguntarme cómo me verán los demás, cómo pensarán que está configurada tanto mi mente como mi ser, o lo que creerán que siento o pienso cuando estoy delante de otro hombre ya sea heterosexual o no.
 
Creo que me moriré y no habré superado el desgarro que se produce en mi corazón cuando percibo eso silencios y esas miradas como de un asombro mudo y lleno de temor en las personas con las que me relaciono habitualmente cuando digo que soy gay. He de decir que hay algunas excepciones, pero aun así puedo notar como hay algo que cambia, aunque sea sutilmente, en la forma de tratarme.
De pronto, “ya no pertenezco al club”. Lamentablemente, si eres sincero con los demás cuando inevitablemente sale el tema de las relaciones, estás expuesto a las reacciones que no son más que fruto de la ignorancia, porque muy pocos se molestan en enseñar al mundo lo que es ser gay o lesbiana. No puedo imaginar el dolor que sentirán los transexuales en el mundo en que vivimos.
 
Se habla con mucha ligereza sobre estos asuntos y parece que ya no es necesario incidir sobre el tema; pero no hace ni una semana que saltaba la noticia de una mujer española y otra egipcia que terminaron en una cárcel turca, tras huir de una encerrona que le preparó el padre de la chica egipcia con el fin de asesinarla por ser lesbiana. ¡Su propio padre!
 
Pero lo peor es que ser homosexual no te excluye de tener ideas tan irracionales sobre la homosexualidad como las de los heterosexuales. Estoy totalmente seguro que la mayoría de los muchachos y muchachas que descubren que son gais, si se les pidiera que definieran lo que es sentirse de ese modo carecerían de argumentos. No obstante, creo que el colectivo trabaja mucho tanto por la integración como por informar a este diez por ciento de la humanidad, fácilmente aplastable por el otro noventa por ciento. Podemos fijarnos en Rusia o en los países musulmanes.

Me costaba mucho comprender por qué una gran mayoría de la clase trabajadora vota a los partidos de derechas. Leí un artículo en el que se planteaba que la mayoría lo hacía porque eran conservadores en las costumbres y temerosos de lo diferente, que la mayoría aceptaba las ideas simplonas y las consignas inmovilistas porque no se paraban a reflexionar, tal vez porque no estuvieran acostumbrados o no supieran hacerlo.
 
Esto sucede también con los prejuicios endémicos que padece y padecerá el colectivo porque a los que no pertenecen a él, no les importa nada la verdad, ni necesitan reflexionar sobre lo que es o lo que no es tener otra orientación sexual. “Forman parte del club” de la gran mayoría por nacimiento (como los príncipes y los reyes) y para ellos es suficiente.
 
Mientras no forme parte de la educación básica una verdadera didáctica sobre la diversidad, sobre lo que es ser diferente, los avances que se dan en las leyes, tardarán mucho más de lo deseable en llegar a formar parte del ideario de la mayoría de la sociedad.
 
Creí que, al ir haciéndome viejo, dejaría de sufrir por estos temas, que habría adquirido una coraza que me impermeabilizara de las actitudes, miradas o comentarios hirientes de los demás; el problema es que con los años uno se vuelve más sensible a las emociones y cuando son dolorosas, se resiente mucho más.
 
Por si alguien le interesa, hace algún tiempo, aporté mi contribución al tema escribiendo el libro “Dejé unas notas para ti”. Aunque está editado puedes leerlo aquí a través de los siguientes post. Mi intención al escribirlo no era ganar dinero con ello sino poner negro sobre blanco las respuestas que he ido encontrando en mi camino, y que a mi me han servido para tranquilizar mi espíritu, por si a alguien le pudiera servir.